Defensa del artículo 32 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por el P.A. Augusto Marquet García.

Publicado por Víctor Hugo Gutiérrez González en

8 de enero de 1948

La aerolínea Aerovías Guest México, S.A., sería la primera empresa mexicana en establecer un servicio aéreo regular entre México y España, sin embargo, la aerolínea enfrentaba la presión de las autoridades, tenía previsto iniciar operaciones el día 16 de enero por múltiples retrasos presentados en la organización de la empresa, sin embargo, la compañía fue condicionada por la Dirección de Aeronáutica Civil a iniciar sus operaciones el 8 de enero antes de las 12:00 horas o perdía la concesión.

Las tripulaciones de pilotos de Aerovías Guest se encontraban terminando su adiestramiento en la planta de la Lockheed Aircraft, en Burbank, Ca., por lo que se pensó en realizar un vuelo experimental para realizar un chequeo de la ruta en el día señalado por la autoridad, utilizando a los pilotos estadounidenses que habían sido contratados para fungir como asesores.

El vuelo fue programado y se preparó todo, sin embargo, Aerovías Guest vendió lugares en el vuelo, así que irían pasajeros de paga en el mismo, esto generaría un serio problema, al tratarse de un vuelo experimental.

Ante esta situación, el Colegio de Pilotos Aviadores de México (CPAM), levantó la voz en protesta y su vicepresidente, el P.A. Augusto Marquet García, se presentó la mañana del 8 de enero de 1948, en el entonces Aeropuerto Central de la Ciudad de México, para no permitir la salida del vuelo, protagonizando lo que sería la primera prueba de fuego del Colegio de Pilotos, evitar que el vuelo fuera realizado por pilonos extranjeros, mientras que Aerovías Guest defendía el hecho de ocupar a pilotos estadounidenses, alegando que se trataba de un vuelo experimental.

El Capitán Augusto Marquet García, con carácter de Vicepresidente del Colegio de Pilotos Aviadores de México, se presentó ante el Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, Lic. Agustín García López, quién de pie frente al avión “Veracruz”, un avión Lockheed L-749, declaraba oficialmente la inauguración de la ruta México – Madrid, con escalas intermedias.

Con el aplomo que caracterizaba al Capitán Marquet, se dirigió al Lic. Agustín García López y le externo su inquietud y malestar: “Señor Licenciado, le suplico se dicten las medidas necesarias para evitar la violación al artículo 32 constitucional que requiere la calidad de mexicano por nacimiento para ser piloto al mando de una aeronave con bandera y/o matricula de este país…”, fueron las palabras del capitán.

La tripulación del Constellation Veracruz estaba integrada por el Comandante P.A. Alfred Merhige; los primeros oficiales A. L. Monteverde y P.A. J. Hanstein; el ingeniero de vuelo P.A. J. Inglis, Ingeniero de vuelo; el radio operadora, el Sr. Salvador Zuñiga, el único mexicano en la cabina y los sobrecargos Bertha Lara, Margarita Alatorre y Salvador Hernández.

Finalmente, a pesar de la intervención del Cap. Augusto Marquet y los argumentos presentados por el mismo; se dio el banderazo de salida del Veracruz por parte del Lic. García López, secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT). El vuelo AG100 de Aerovías Guest, S.A., despegó con destino a Madrid, realizando escalas en Miami, Bermuda, Azores y Lisboa.

Quedando un antecedente de la complicidad de las autoridades y la aerolínea para la realización del vuelo, el P.A. Augusto Marquet fue despedido días más tarde, de Líneas Aéreas Mexicanas, S.A. (LAMSA), por lo que se reintegró a la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), tomando el cargo de comandante de la Base Aérea Militar núm. 3, El Ciprés, en Ensenada, Baja California.