Primer Combate Aeronaval en el Mundo

Por Victor Hugo Gutiérrez González
contacto@caminosdelaire.com

Durante la segunda etapa del desarrollo de la Revolución Mexicana, tras la toma del poder por parte de Victoriano Huerta, los combates fueron aumentando de nivel, y a principios de 1914, el Noroeste del país se convirtió en el principal campo de batalla entre los ejércitos Constitucionalista, encabezados por el General  Álvaro Obregón  y el Ejército Federalista, fiel al “usurpador” Victoriano Huerta.

El 24 de febrero de 1914, se llevó a cabo el sitio al puerto de Guaymas por las tropas constitucionalistas, en respuesta,  el Ejército Federal desplegó en la bahía de Guaymas  con la finalidad de defender al puerto de Guaymas,  los barcos de guerra “Guerrero”, “Morelos”, “Tampico”, “Oaxaca” y el “Demócrata”.

Ese mismo día, se da la deserción del cañonero “Tampico”, el cual se encontraba bajo el mando del Teniente Hilario Rodríguez Malpica, el “Tampico” pasa al bando constitucionalista y se dirige al puerto de Topolobampo, Sin., poniéndose inmediatamente a órdenes  del General Álvaro Obregón.

Días más tarde, el 31 de marzo, el barco “Guerrero”, al mando del Capitán Ignacio Torres,  se presentó en la bahía de Topolobampo  e inicia un enfrentamiento contra el “Tampico”;  el  ahora cañonero constitucionalista sufre varios impactos bajo su línea de flotación, retirándose de la batalla y escondiéndose entre Punta Copas y Punta Prieta, quedando atrapado por la baja profundidad del agua en un banco de arena.

Las noticias del combate llegan a oídos del General Obregón, quien ordenó al Teniente Rodríguez Malpica, que mantuvieran su posición y no abandonaran el barco.

El 14 de abril, el General Álvaro Obregón arriba a Topolobampo, y tras una rápida revista a las tropas de tierra, se dirige al cañonero “Tampico”, abordando la nave y da la orden de izar el lábaro patrio en el mástil principal, mientras que el teniente Rodríguez Malpica iza el emblema de almirante abordo.

El “Guerrero” se encontraba al acecho a la entrada de la bahía en Topolobampo y al conocer que el General Obregón,  se encontraba en el lugar, el Capitán Ignacio Torres decide aprovechar la ocasión y lanza un ataque hacia las tropas constitucionalistas y al “Tampico”, el barco federal se encontraba completo y con mejor armamento, mientras que el “Tampico” solo mantiene operativo el cañón de popa y encallado en el banco de arena, la situación para el cañonero y el General Obregón era realmente critica, en ese momento paso algo increíble.

En el cielo apareció una pequeña aeronave que se dirigía a la zona de combate, se trataba del avión constitucionalista  “Sonora”, un biplano Martin Pusher, al mando del Capitán Gustavo Salinas Camiña y acompañando por el mecánico naval Teodoro Madariaga  se lanzaron a prestar ayuda al “Tampico”, donde se encontraba el comandante del Ejército Constitucionalista. Con bombas rudimentarias, hechas con granadas en trozos de tubería y cargas de dinamita, se lanzaron contra el “Guerrero”, el “Sonora” realizo varios pases sobre su objetivo y en cada uno, dejaban caer una bomba, desde una altura cercana a los 500 metros.

El ataque del “Sonora” fue toda una sorpresa, a pesar de que ninguna bomba dio en el blanco, causo el pánico suficiente entre el personal del  “Guerrero”, y aunque las tropas federales dispararon al avión, tampoco lograron generar daño alguno, razón por la cual el Cap.  Ignacio Torres toma la decisión de detener el ataque al “Tampico” y retirarse del lugar, logrando un triunfo al Ejército Constitucionalista y una derrota al Federal.

Igualmente le permitió al Ejército Constitucionalista el tomar el control total en los estados de Sonora y Sinaloa, acertando un duro golpe a Victoriano Huerta y sus tropas; lo que más tarde derivó en la firma de los tratados de Teoloyucan, la posterior entrada triunfal del Ejército Constitucionalista a la Ciudad de México y el triunfo de la lucha encabezada por Venustiano Carranza.

El evento ocurrido en Topolobampo el 14 de abril de 1914, definitivamente no fue el primer bombardeo aéreo del mundo ni fue el primer ataque aéreo a una embarcación de guerra. Estos eventos se desarrollaron en anteriores guerras en otros lugares en México, incluso tampoco fue el primer bombardeo en México, este ocurrió meses antes en Guaymas, Sonora. Pero si fue y así se considera a nivel mundial como la primera batalla aeronaval, por tratarse de un evento de guerra, donde un avión, mediante un ataque dirigido con bombas, interviene entre la batalla de dos embarcaciones de guerra y decide el resultado de la misma.