Ciudad de México – Cancún por VivaAerobús

Publicado por Caminos del Aire en

En marzo pasado volé por primera vez por VivaAerobús, aerolínea mexicana de tipo “low-cost”. Este tipo de aerolíneas se destacan por ofrecer tarifas bajas a cambio de eliminar algunos servicios tradicionales tales como servicio de comida a bordo y por lo general ofrecen una cantidad y peso más limitado de equipaje así como menor espacio entre asientos a comparación de otras aerolíneas.

Mi viaje fue hacia Cancún, Quintana Roo en el vuelo VIV3142, el cual partía de la Ciudad de México a las 10:45 am y llegaba a Cancún a la 1:55 pm, con una duración de vuelo de 2 horas con 10 minutos (cabe resaltar que, en época invernal, Cancún tiene una hora más con respecto a la Ciudad de México).

Compra del boleto

Para la compra del boleto, VivaAerobús, ofrece las siguientes opciones:

  • La página web www.vivaerobus.com.
  • Centro de Atención Telefónica.
  • VivaTienda
  • Taquillas del grupo IAMSA en todo el país (ETN, Noreste, Ómnibus de México, Primera Plus y TAP).

La aerolínea cuenta con 3 tipos de servicios que incluyen lo siguiente:

 

Al momento de mi viaje, VivaAerobús ofrecía un cuarto tipo de servicio: VivaPlus, el cual era muy similar a VivaSmart, con la diferencia de que el peso máximo del equipaje de mano era de 10 kg. Opté por este servicio debido a que mi viaje era de 4 días y porque además me permitía elegir asientos regulares y preferentes sin costo adicional. Sin embargo, si lo que quieres es tener la tarifa más baja, recomiendo VivaLight (si tu viaje es de 1 a 2 días) o VivaBásico (si tu viaje es de más de 2 días) con la desventaja de que cuentas solamente con sólo 16 asientos gratis a elegir ya que los asientos regulares y preferentes tienen un costo adicional.

Al momento de tu compra, la opción de elegir los asientos ya está habilitada, a diferencia de Volaris, que esta opción es habilitada 3 días antes del vuelo. Menciono esto porque, a la hora de hacer la elección de los asientos, y pensando que era el mismo procedimiento que Volaris, ya no encontré mucho asientos disponibles.

El viaje

Llegué alrededor de las 8:30 am a la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y lo primero que hice fue documentar mi maleta. El proceso es algo tardado ya que tardas en la fila entre 30 y 45 minutos, por lo que recomiendo que llegues 2 horas antes de que salga el vuelo. También considera que 45 minutos antes de que salga el vuelo se cierran los mostradores para documentar.

Cuando terminé de documentar, me dieron este pase de abordar con el cual pasé a la sala de espera para posteriormente entrar al avión.

Pasé a la sala de espera alrededor de las 10:10 am y en la pantalla de la puerta 10 ya estaba anunciado mi vuelo. A las 10:20 pm se nos anunció que ya podíamos abordar el avión.

El avión en el que iba a viajar era un Airbus A320-200 con matrícula XA-VAK. Cabe resaltar que la mayoría de los aviones de VivaAerobús llevan apenas 2 años en servicio y que, junto con Volaris, cuenta con el promedio de edad de flota más joven en cuanto a aerolíneas mexicanas, con apenas 4.6 años.

Al no haber mucho tránsito en tierra, a las 11:00 am ya estábamos despegando. El despegue fue muy tranquilo.

La separación entre asientos está bien, considerando que mido 1.78 m y que además llevé mi mochila en la parte de abajo durante todo el viaje. La única desventaja es que los asientos no se pueden reclinar, cosa que si llega a incomodar un poco.

Existe un menú a bordo, donde puedes encontrar desde galletas hasta sándwiches. Como mencioné al principio de esta nota, al ser una aerolínea “low-cost”, este servicio genera un costo adicional.

El vuelo, en general, estuvo muy bien. El único inconveniente fue que, en el descenso, hubo un cambio un tanto brusco de altitud que si se sintió un poco feo. De ahí en fuera, admiro mucho la labor que hicieron los pilotos porque, además del viaje tranquilo, aterrizamos a la 1:35 pm, 20 minutos antes de lo programado. Desembarcamos en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de Cancún, terminal que atiende vuelos de VivaAerobús y MagniCharters.

No obstante, a la hora de recoger mi maleta, considero que el proceso fue un poco tardado ya que tardé poco más de media hora en el proceso. Esto generó, obviamente, descontento entre los pasajeros.

En conclusión, recomiendo volar en VivaAerobús porque, a pesar de las limitaciones que se tienen, la experiencia de vuelo es agradable en conjunto con las bajas tarifas que ofrecen. Si compras con anticipación y en temporada no vacacional, puedes obtener tarifas muy buenas e incluso más bajas que un viaje en autobús.


Roberto Tirado
contacto@caminosdelaire.com

Categorías: Test de Vuelo