A 86 años del Primer vuelo México – Acapulco

Por Víctor Hugo Gutiérrez González
contacto@caminosdelaire.com

1932 Antecedentes, la Línea Aérea México – Acapulco

 El periódico Excelsior, publicaba el 7 de noviembre de 1932, la siguiente gacetilla, la cual decía textualmente: “Muy en breve comenzará la urbanización del balneario de Los Hornos la cual se propone a llevar a cabo la Compañía Impulsora Acapulco, S. A., construyendo al mismo tiempo diez residencias veraniegas más, las cuales vendrán a sumarse a las ya existentes en ese pintoresco lugar. Dicho balneario será muy pronto el atractivo principal del puerto para los turistas y gentes de buen gusto porque allí encontrarán todo el confort necesario para pasar las cortas y las largas temporadas”.

Acapulco se convirtió a partir de ese momento en una meta para ser alcanzada por un buen número de pilotos, era un paraíso hecho a la medida para todos esos pioneros del aire tanto algunos nacionales como algunos internacionales. Un grupo de estos aviadores extranjeros, encabezado por el piloto norteamericano Cloyd Clevenger, quién radicaba en México desde hacía algunos años, obtienen el permiso para establecer una ruta aérea de servicio de pasajeros y correo, en forma regular entre la Ciudad de México y Acapulco con escalas en Iguala y Chilpancingo. Este proyecto se denomino como Línea Aérea México-Acapulco.

El 03 de diciembre de 1932, a las 12:30 horas, despegó un avión Verville, de seis plazas y con matricula X-BAEW, tripulado por el mismo Cloyd Clevenger y acompañado por otros dos aviones. Al llegar al campo de Los Hornos, los aviadores fueron recibidos por una gran cantidad de público y autoridades locales. Sin embargo a pesar del gran entusiasmo mostrado por esos aviadores, la falta de recursos y organización hizo que el servicio se suspendiera al poco tiempo.

A la conquista de un sueño

Es hasta el año de 1934 cuando el empresario mexicano Antonio Díaz Lombardo tuvo la visión de establecer una empresa de aviación, perfectamente constituida y con un buen apoyo económico para establecer un servicio aéreo entre ambas ciudades, pues comprendía que Acapulco poseía un enorme potencial turístico y un prominente futuro.

En compañía de su hermano Isidro, quien era abogado de profesión, realizó los trámites para solicitar un permiso experimental ante la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas. La nueva empresa ostentaría el nombre de Aeronaves de México, S.A. y que quedaría constituida legalmente el 7 de noviembre de 1934.

Se compró un avión Stinson SR de Luxe, para 4 pasajeros incluido el piloto, con motor Lycoming de 215 hp y número de serie 9276, con matricula NC14163. El avión fue traído de Kansas City el 27 de agosto de 1934, por el primer piloto contratado para la nueva empresa. Se trataba de Julio Zinser, quién a su vez, era el piloto que ostentaba la licencia número 1, como Piloto Aviador Comercial en nuestro país.

El Stinson SR recibió la matricula mexicana XB-AJI y durante los primeros días de Septiembre, Julio Zinser realizó diversos vuelos de prueba en la ruta, hasta quedar satisfecho completamente, tanto con el avión así como con el campo aéreo de Hornos.

Igualmente por esos mismos días, se adicionaba un segundo avión a la empresa, un Travel Air B6000 para 6 pasajeros y un piloto, equipado con un motor Pratt & Whitney UASP de 450 hp el cual fue matriculado como XB-AJK. Ambos aviones estaban pintados en colores rojo y azul.

El día 09 de septiembre, en el periódico Excelsior, se anunciaba el inicio del nuevo servicio aéreo: “Nueva Línea Aérea Entre México y Acapulco” rezaba el encabezado, se indicaba que el vuelo sin escalas entre la capital y el puerto duraría solamente 1:40 horas, tendría un costo de $30.00 pesos por pasajero en viaje sencillo, mientras que el servicio de express y mensajería, el valor sería de $0.50 por kilo.

La mañana del 14 de septiembre de 1934, se inicio la historia de una de las aerolíneas emblemáticas de nuestro país. Aeronaves de México / Aeroméxico. El Stinson SR, XB-AJI, al mando de Julio Zinser, despego con destino a Acapulco, la ruta seguida fue la Balbuena-Chalco-Cuautla-Iguala-Chilpancingo-Acapulco.

El Travel Air, XB-AJK, tripulado por el piloto Manuel Zayas Palafox despegó atrás del Stinson; sin embargo, Manuel Zayas se perdió en vuelo y al no encontrar la ruta decidió regresar a México, pero su mala suerte fue mayor al aterrizar en el Aeropuerto Central, pues se salió de la pista y pegó en una zanja lo que hizo que el Travel Air capoteará, sin que pasara a mayores. Solo el piloto y un pasajero recibieron algunos golpes.

El XB-AJI llegó sin contratiempos al campo de Los Hornos, en Acapulco, siendo recibido por Don Antonio Díaz Lombardo, así como representantes de Aeronáutica Civil y el gobierno local, así como una gran cantidad de público. A partir de este momento, Aeronaves de México, iniciaría la operación de un servicio eficiente y confiable que comunicaría al puerto con la capital de país convirtiendo a Acapulco de un pequeño poblado de pescadores y de comercio marítimo, a un emporio turístico.

El número de operaciones fue incrementando, más vuelos, más aviones, más pasajeros, la empresa se consolido rápidamente y el 7 de noviembre de 1934, quedo constituida legalmente Aeronaves de México, S.A.