AeroMéxico realizó el vuelo con mayor alcance en la historia de la aviación mexicana

Aeroméxico realizó el vuelo de mayor alcance en su existencia y en la historia de la aviación de México. Se trató de una operación directa entre el aeropuerto de Shenzhen, China y la Ciudad de México, con un recorrido sin escalas de más de 14 mil kilómetros en un avión Boeing B787-9 Dreamliner, con matrícula XA-ADG bautizado como “Guadalupe”.

También es la primera vez que la ciudad asiática conecta con América Latina en un vuelo directo. El avión partió el pasado domingo 24 de mayo del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México hacia Narita en Japón, donde realizó una escala técnica para continuar hacia Shenzhen, destino del que despegó el lunes 25 de mayo y voló directo a la Ciudad de México aterrizando en la madrugada del 26 de mayo.

“Estamos en la crisis más difícil que ha vivido la industria aérea, pero en la adversidad también hay oportunidades. Quiero dar las gracias a sobrecargos, pilotos, técnicos de carga, personal de mantenimiento, de aeropuertos, de apoyo en tierra, capacitación, administrativos y directivos por su apoyo y compromiso para seguir volando y proteger las alas del Caballero Águila. También quiero agradecer al Gobierno de México, a la Administración de Aviación Civil de China, a las autoridades aeroportuarias y a todos nuestros socios en China, así como a las compañías privadas por brindarnos su confianza y apoyo para transportar estos importantes insumos y continuar escribiendo nuevas historias para México”. afirmó Andrés Conesa, Director General de Grupo Aeroméxico.

La aerolínea tendrá más vuelos a Shenzhen que, sumados a los realizados a Shanghái, ya cumplieron esta semana 100 operaciones exclusivas de carga durante esta contingencia que transportaron insumos médicos a 14 países, superando las 1,400 toneladas de carga, 3,600 horas de vuelo, 1,300 personas involucradas y una cifra superior a los 2.7 millones de kilómetros recorridos, equivalentes a más de 67 vueltas al planeta.


contacto@caminosdelaire.com