Transbordador Espacial

El transbordador espacial, es la máquina voladora más compleja en la historia de humanidad.

Por su tipo de misión, desde el diseño se le conoce como un ILRV (Integrated Launch and Reentry Vehicle). Para su concepción se probaron cientos de diseños para lograr tener una nave reusable. Desde su motorización, estructura, aviónica hasta el diseño aerodinámico hacen una nave muy particular. Ninguna nave espacial logro asemejar su complicada navegación avanzada en la re-entrada, inclusive su contra parte el transbordador Buran (Soviético) no tuvo la trazabilidad del programa STS.

Con un impresionante Glide Slope de 30° que comparado en aeronaves comerciales es de 3° que era similar a caer como un paracaidista a 200 km/hr en la vertical, régimen necesario para una trayectoria optima a la estación. Los ascensos y descensos se realizaban con alabeo en giros coordinados a la derecha e izquierda para no salir de la trayectoria; ya que descender con cabeceo podía inducir al transbordador a entrar demasiado en aire denso e incinerarse o elevar tanto la nariz como para rebotar la nave de nuevo al espacio debido a un cambio en gradiente del levantamiento tan significativo debido a la aerotermodinámica.

El freno en el estabilizador vertical, su principal función más que producir resistencia al avance era compensar el cabeceo ya que las alas producían poco levantamiento y se aprovechaba la carrera de las superficies de control para maniobrar la pesada aeronave. También era conocido como el ladrillo volador, ya que al ser una ala Delta de 100 toneladas ya presentaba un gran desafió. Inclusive en el entrenamiento se realizaba con un jet bimotor C-11A con tren de aterrizaje abajo, reversas activadas y un cabeceo de 30° nariz abajo, para poder aproximar las condiciones a las del transbordador. Todo un reto para los pilotos.

Para concluir cabe destacar que nos llevaría toda una tesis explicar los complejos materiales, procesos de manufactura, y estándares de calidad aeroespacial (Tolerancias geométricas, tratamientos térmicos, procesos anti-estáticos, pruebas no destructivas, etc…) que hacían que los materiales tan convencionales para otro tipo de vehículos, elevaran su precio hasta un 1000%.

Sin duda alguna el transbordador es considerada una obra de arte, y que involucra bastantes ramas de la ingeniería, aplicaciones en la ciencia, en la creatividad del diseño, esfuerzo y pasión.

No solo hizo posible posicionarnos en órbita, sino contribuyó al posicionamiento del telescopio hubble, incontables experimentos que en condiciones de micro gravedad son posibles sintetizarlos (que en la tierra no lo son); como la creación de la estación espacial internacional que abrió mas las fronteras al conocimiento. Este vehículo es considerado un icono del siglo XX y un gran avance en la humanidad.

Fotografía: NASA (Edwards Air Force Base, Space Shuttle Enterprise)

Ing. Samuel Reyes
contacto@caminosdelaire.com