Air France estrena Lounge en el Aeropuerto Charles de Gaulle de París

Air France estrenó su nuevo Lounge ubicado en la terminal 2F del Aeropuerto Charles de Gaulle de París. La nueva sala a la que podrán tener acceso los pasajeros de Clase Business y miembros “Elite Plus” del programa de fidelidad Flying Blue  que realizan vuelos en espacio Schengen, fue diseñada por Jouin Manku cuenta con un área de 3,000 metros cuadrados, en la que se encuentran 570 asientos en dos niveles de construcción.

En colaboración con equipos de Air France y el Grupo ADP, todo el espacio y la mayor parte del mobiliario del nuevo Lounge fueron diseñados por la agencia Jouin Manku, fundada por el arquitecto canadiense Sanjit Manku y el diseñador francés Patrick Jouin. La idea de levitación y gracia fue la guía del dúo creativo, para ofrecer a los pasajeros de la aerolínea una relajación total antes de iniciar su vuelo.

Después de Charlotte Perriand, Andrée Putman y más recientemente Noé Duchaufour-Lawrance y Mathieu Lehanneur, la elección de asociarse con la prestigiosa firma Jouin Manku ilustra una vez más la tradición en Air France de trabajar con los mejores arquitectos y diseñadores del momento, para continuar contando su legendaria historia.

Un espacio de paz y serenidad en el corazón del aeropuerto, el lounge, con sus características curvas y un ambiente relajante, es abierto, aireado y sin complicaciones a primera vista.  Todos los gustos, dependiendo del tiempo del que dispongan los viajeros antes de subir al avión, encontrarán algo: descanso, renovación, inspiración para trabajar o tiempo para disfrutar de un refrigerio o una bebida.

Los materiales utilizados, incluido el terrazo, la piedra volcánica, la madera, el cuero y los tejidos, se eligieron rigurosamente para perdurar en el tiempo. El mobiliario es sólido y funcional, diseñado para brindar un confort óptimo. Destacan los colores característicos de Air France, tonos de azul, una fuerte presencia de blanco y un toque de rojo, como en “el acento”, el símbolo de la marca Air France, y el caballito de mar alado, símbolo histórico de la compañía, que nos recuerda su rica historia.

Fluidez y conectividad en la planta baja

Después de cruzar una pasarela diseñada como vestíbulo, los pasajeros son recibidos por el equipo de Air France en la entrada del lounge. Para garantizar un ingreso sencillo, hay quioscos que permiten a los pasajeros escanear su pase de abordar y acceder directamente al lounge. También hay disponibles una zona para guardar el equipaje y una vitrina con accesorios de viaje de la boutique Air France Shopping.

Luego, los viajeros descubren una escultura gigante que une el área de recepción y el lounge. Esta obra de arte, inspirada en las alas de un avión, simboliza el vuelo, la tecnología y la vanguardia.

Como fondo, se revela una vista panorámica de la pista. Un enorme ventanal curvo con vista al cielo y a las pistas del aeropuerto, que domina todo el espacio y deja entrar una luz del norte que ilumina el salón, sin deslumbrar. Al amanecer y al anochecer, la pista brilla sutilmente, sin afectar la calidez y la comodidad.

Disponibles están el Wi-Fi gratuito y los enchufes para recargar dispositivos móviles. Un área dedicada a los miembros “Ultimate” del programa de fidelidad Flying Blue, directamente accesible desde el área de recepción, ofrece un servicio totalmente personalizado y salones privados.

En cuanto a la oferta de refrigerios, en cada nivel se encuentran quioscos gourmet. En un color champán cobrizo, transmiten el refinamiento y la armonía de la cocina francesa. La oferta de catering cambia a lo largo del día. Para un tentempié rápido, hay mini sándwiches, ensaladas y quiches calientes disponibles en todo momento. También hay un mostrador dedicado con crêpes por la mañana, platos del día elaborados por un chef a la hora del almuerzo, así como un servicio de aperitivos. Quesos y postres completan esta oferta diseñada en el espíritu de un bistró francés. La carta de vinos, elegida por Paolo Basso, mejor sumiller del mundo en 2013, ofrece una amplia selección de vinos y champañas. Por último, una extensa zona de “desintoxicación”, con un ambiente relajante, ofrece una amplia gama de infusiones de hierbas.

Con un enfoque eco-responsable, Air France favorece el consumo de productos regionales y de temporada. Además, para limitar el uso de plásticos de un solo uso, la aerolínea propone a los viajeros agua sin embotellar en todo el salón. También presta especial atención a la clasificación selectiva de residuos y al reciclaje de todos los servicios de catering.

En el corazón del salón, una gran escalera da la bienvenida a los pasajeros y los invita a descubrir el piso superior y a disfrutar de la vista de la pista.

Un momento para recargar la energía en el primer piso

Los viajeros con más tiempo libre encontrarán áreas de relajación en el primer piso. Hay un área dedicada con sillones grandes y cómodos e iluminación tenue para relajarse en un ambiente acogedor. Los cómodos asientos reclinables también permiten a los pasajeros disfrutar de la vista única de las pistas de aterrizaje en completa tranquilidad. 

Una zona de tratamientos de la marca Clarins ofrece a los clientes la oportunidad de descubrir el nuevo concepto Traveller Spa. Tratamientos faciales personalizados, de belleza exprés o luminosidad, de 20 minutos, están disponibles para prepararse para el vuelo. Por último, también existe una zona de bienestar con diez duchas y un vestidor. Una forma ideal de recargar la energía entre dos vuelos.


contacto@caminosdelaire.com